La cartelización de Techint y Odebrecht en la Argentina: una fiesta de coimas y millones

Por @Marina_Ulloa

Están en la mira empresarios como Ricardo Ouriques Marques, Carlos Bacher, Ludovico y Paolo Rocca (todos del grupo Techint), Nicolás Caputo, Luis Ribaya, Cristian Folgar y Alberto Raúl Brusco, un ex alto ejecutivo de IECSA (la ex empresa de Mauricio Macri) que ahora es subsecretario de Infraestructura Energética del ministerio de Energía. ¿Qué tiene que ver Martín Redrado?

mapLa empresa Techint fue denunciada por primera vez en la Argentina por el presunto pago de coimas a funcionarios brasileños: se trataría de un modus operandi que la firma utiliza en cada gran obra que desarrolló en el mundo en los últimos años.

La presentación es una investigación preliminar de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), confirmaron fuentes judiciales al diario Perfil días atrás.

Esta denuncia puso en la mira de la Justicia federal a Ricardo Ouriques Marques, director general de Techint en Brasil; a Carlos Bacher, CEO de Techint Ingeniería y Construcción en Argentina; y a Ludovico Rocca, sobrino de Paolo Rocca, dueño de la compañía.

La denuncia por supuesto cohecho quedó a cargo del juez federal Sebastián Ramos y la fiscal Paloma Ochoa, quien deberá decidir si abre una causa penal. En Brasil, Techint está acusada de integrar un cartel de 15 empresas constructoras que se repartían las obras millonarias entre sí.

A partir de 2005, Odebrecht realizó la ampliación de gasoductos a lo largo de 15 provincias en la Argentina, acompañada por Techint. Dos años antes había ampliado los gasoductos Libertador General San Martín y Neuba II. Entonces se construyeron 455,8 kilómetros de gasoductos.

Techint fue el principal gruposub contratista de Odebrecht en los gasoductos pero además estuvo en varios lados del mostrador dado que los gerentes técnicos de la obra eran las dos empresas de transporte TGN y TGS.

Techint es accionista de TGN y en ese momento era quien decidía en el Directorio porque controlaba el paquete mayoritario. Esta firma, TGN, era la que decidía qué firma tenía o no capacidad técnica para hacer las obras y, a su vez, aprobaba los valores, cantidades y precios.

rocca_img_crop1418234987541.jpg_1913337537
Paolo Rocca, dueño de Techint.

Es decir, el grupo que conduce Paolo Rocca decidía quién podía hacer o no una obra y, por otro lado, era quien imponía los precios y firmaba los certificados de la obra, después de haber ganado la licitación. TGN fue quien aprobó el ingreso de Skanska y quien fijó los precios a los cuales podía facturar esa firma.

¿Quién manejaba esa obra? El mismísimo Carlos Bacher, mano derecha de Rocca en la empresa y ahora sospechado en Brasil. Aquí aparece otro empresario que “ayuda a abrir puertas tanto en Argentina como en Brasil: Cristian Folgar.

Folgar fue el funcionario que ideó, estructuró y armó los distintos contratos y fideicomisos con los cuales Odebrecht construyó los gasoductos. Este directivo recibió el apoyo de Luis Ribaya y Nicolás Caputo cuando ambos estaban en la cúpula del Banco Galicia.

Ese banco, propiedad de la familia Braun (cercana al jefe de Gabinete, Marcos Peña, del secretario de Comercio, Miguel Braun) participó y fue parte de los fideicomisos que terminaron financiando los gasoductos.

Los directivos de Techint con conexiones con Odebrecht son los referentes energéticos de Sergio Massa. Justamente, la constructora brasileña que ahora está en el ojo del huracán por el pago de coimas en casi toda Sudamérica financió parte de las campañas electorales de Massa en 2013 y 2015, por unos 3.000.000 de dólares.

A su vez, como el financiamiento para los gasoductos lo aportaba el banco brasileño BNDS, la autorización siempre pasó por el Banco Central que en ese momento era conducido por Martín Redrado, hoy en las filas de Massa.

El BNDS financiaba obra y servicios para el gasoducto, entre ellos la adquisición de caños que se hacían en Confab Industrial S.A. (TenarisConfab), una filial brasileña del grupo productor de tubos con sede en Luxemburgo Tenaris, controlado a su vez por el grupo ítalo-argentino Techint.

¿Qué otras conexiones hay en esta increíble historia de coimas y millones? Aparece Alberto Raúl Brusco, un ex alto ejecutivo de IECSA (la empresa manejada por Angelo Calcaterra, el primo hermano del presidente Mauricio Macri) que ahora es subsecretario de Infraestructura Energética del ministerio que lidera Juan José Aranguren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s